Cómo inició la era de suscripciones

Última actualización:

Por Jhovana Oseguera

Obed Rivera Muciño

La era de las suscripciones es una realidad que va en aumento por los beneficios que ésta tiene para los consumidores y para las empresas. Y esta macrotendencia seguirá en aumento porque es lo que lo que los consumidores desean más que nunca.

De acuerdo con Subscribed Insitute, el think tank dedicado al análisis y estudio de la Economía de Suscripciones, la tendencia va ligada al deseo de acceder a los productos y servicios en el momento en que son necesitados, en lugar de pagar más para adquirirlos para usarlos por un tiempo y tenerlos hasta que se devalúen o se vuelvan obsoletos.

Los consumidores ya no desean poseer (ownership), sino que desean acceder a los servicios (usership) cuando son necesitados.

Pero, ¿cómo inició esta era de suscripciones?

Para responder a ello, primero debemos analizar el nacimiento y debacle de la anterior era: la era de los productos (Product Economy), la cual nació durante los inicios del siglo XX cuando se crearon las líneas de producción en serie que permitieron disminuir los costos de producción que permitieron a la clase media acceder a un sinfín de productos y servicios.

Esta era tuvo su auge durante todo el siglo XX, donde todas las industrias adoptaron medios de producción masiva para lograr posicionar sus productos en las cadenas de distribución de sus mercados.

Durante la era de los productos, el enfoque de las empresas estaba justamente en los productos, poniendo todos sus esfuerzos cómo hacerlo más barato, entregarlo más rápido y en general ser el más competitivo en el mercado.

Sin embargo, a finales del siglo XX y principios del siglo XXI la gran cantidad de oferta de productos ya no era suficiente para satisfacer al mercado, que a lo largo de 100 años ya había cambiado sus prioridades al seleccionar un producto o servicio.

En este nuevo siglo los consumidores tienen una altísima oferta de la cual elegir, por lo que buscan escapar de la abrumadora oferta y priorizan mejor la satisfacción en un servicio en el momento en que lo necesitan. Las suscripciones dan la libertad a los consumidores de tomar sus propias decisiones, ya sea suscribir, actualizar o degradar un servicio. Además, los consumidores actuales desean recibir personalización y experiencias de parte de sus proveedores.

De acuerdo con estudios del Subscribed Institute, el 57% de los adultos desean tener menos “cosas” ya que tienen sus prioridades en experiencias como viajar, por lo que prefieren mejor ser usuarios de los servicios y productos que necesitan. Y esta tendencia va en aumento, sobre todo entre los millenials y centenialls.

Entonces, si los consumidores han cambiado su prioridad al elegir sus compras, las empresas deben entender este cambio en los hábitos de consumo y modificar su oferta para captar la atención de más clientes. Si una empresa continúa con un modelo de negocio basado en los productos estará destinada a fracasar frente a las empresas que sí modifiquen su modelo de negocio para actualizarlo a los actuales deseos de los consumidores.

Diagrama modelo de suscripciones

Como lo muestra estre gráfico, lass empresas deben poner en el centro de su atención a los clientes en su modelo de negocio, para así sumarse a la Economía de Suscripciones y ser más competitivas y rentables en el mundo digital en el que vivimos.

Comienza a convertir a tus clientes en suscriptores de manera sencilla y gratuita con Pai